638311930 contacto@natson.es

Comenzamos Marzo haciendo entrenamiento intenso de jardinería y montaje de muebles (con gran ayuda de nuestra familia) y, lo acabamos, entrenando en casa debido al confinamiento al que nos hemos visto obligados en todo el país y gran parte del mundo por el COVID-19.

En casa hacemos circuitos de fuerza muy variados, circuitos de cardio (utilizando las escaleras, haciendo course navette en el jardín, HIIT, comba..), Emi hace rodillo (mucho más divertido desde que descubrimos la app de Zwift) y yo hago clases online de pilates, yoga, body combact….En fín, nos adaptamos lo mejor que podemos, aprovechando para trabajar aspectos que en una temporada normal tenemos poco tiempo para hacer.

En cuanto al trabajo, continuamos entrenando a nuestros pupilos online a través de la app de Training Peaks y hacemos clases virtuales con el club y la escuela de triatlón Avant Moncada en la que somos entrenadores. Tratando de sacar la parte positiva de la situación, diré que todos estamos aprendiendo muchísimo acerca de las nuevas tecnologías y desarrollando enormemente nuestra creatividad y disposición de recursos. Además, considero que este parón nos hará mejorar a nivel humano, ayudando al mundo a valorar, a cuidar y a no olvidar. Las muestras de solidaridad son incontables y la forma en la que cada uno aporta su granito de arena tanto personal como profesionalmente, nos emociona. En el ámbito deportivo, es impresionante como los especialistas del sector se están volcando, compartiendo sus conocimientos por las redes sociales, haciendo conferencias y debates en directo, clases colectivas, y ofreciendo apoyo y consejos.

Si el año 2020 iba a ser especial para nosotros, ahora lo será para el mundo entero. Tendremos muchas cosas que contarle al pequeño Balú (así se va a llamar nuestro futuro hijo) del año de su nacimiento.

Lamentablemente, nos ha tocado vivir una pandemia mundial que está colapsando los servicios sanitarios de muchos países, llevando al límite la economía mundial y arrebatándole la vida a muchas personas. Todos estamos muy preocupados, y, pese a que en casa estamos sanos y llevando estas semanas de cuarentena de la forma más positiva y activa posible, tener a los tuyos tan lejos en un momento tan especial, se hace duro. No poder compartir los primeros días de vida de nuestro hijo con nuestras familias y amigos, junto con la inestabilidad que se respira estos días, hace que la incertidumbre y los nervios aumenten. Pero somos conscientes de que tenemos mucha suerte y que lo que importa es que Balú nazca sano, y Emi y yo podamos disfrutar a su lado cada segundo.

Ojalá, gracias al granito de arena que todos estamos aportando al quedarnos en casa, y al inmenso esfuerzo de todas las personas que luchan cara a cara contra el coronavirus cada día, volvamos pronto a la normalidad. Todos echamos de menos ese abrazo, ese beso y esa mirada a menos de 1m de distancia.

Todavía no soy mamá, pero tras estas 39 semanas de embarazo, ahora sé que no me equivocaba. Sabía que ser mamá sería uno de los momentos más especiales de mi vida, pero hasta que no lo vives, no eres consciente de lo que realmente supone. E imagino que hasta que no vivamos junto a Balú, no sabremos lo que conlleva ser papás, pero nos morimos de ganas de vivir la experiencia y hacerlo lo mejor posible. Es impresionante como tu cuerpo va cambiando al mismo tiempo que lo hace tu mente, te vas preparando para lo que viene. Desde que sientes los primeros movimientos del bebé hasta que notas perfectamente cada patada, o desde que descubrimos que estábamos embarazados hasta que nos vimos preparando la cunita…todo pasa volando. Mi consejo es disfrutar de cada segundo y valorar, mucho. Por que algo que parece tan sencillo y frecuente como poder formar una familia junto a la persona a la que amas, no es tan fácil y habitual como nos creemos, y, bajo mi punto de vista, valorarlo es la forma de ser solidario con todas aquellas personas que lo tienen más complicado.

A nivel deportivo, me he dado cuenta de que cuando los objetivos deportivos se esfuman, lo aceptas y centras tu tiempo en otras cosas, comienzas a disfrutar mucho mucho del deporte salud. Durante estos meses he disfrutado como hacía mucho tiempo de entrenar suave, sin presión, sin objetivos. Simplemente hacer deporte por el mero hecho de hacerlo, no como un medio, sino como un fin. Tengo claro que quiero retomar la competición en cuanto pueda, me encanta competir y entrenar para mejorar mi rendimiento y alcanzar el mejor resultado posible. Pero el embarazo me ha enseñado muchísimo y, entre los aprendizajes que me llevo, está el recordar el porqué hago triatlón, porqué me dedico a entrenar a personas, porqué el deporte no es para mi un hobby sino una parte esencial de mi vida…porque amo la actividad en sí misma, me encanta la vida activa. Nunca debemos olvidar el porqué. Ya que los resultados van y vienen, el éxito deportivo no es eterno y el estado de forma menos aún, pero la motivación intrínseca es lo que nos mantiene y, si tenemos claro por qué hacemos las cosas, siempre disfrutaremos haciéndolas.

¡Mucho ánimo con estas semanas de cuarentena, cada día es un día menos para volver a hacer lo que más nos gusta!

Natalia Bermúdez de Castro Angulo

Call Now Button
WhatsApp Conecta conmigo por WhatsApp